¿El Progreso se viste de Falda?… o como prefiera.

 

 

 

Toñito tiene 6 años, vive en una ciudad que se dice muy progresista, este próximo ciclo entrará a la primaria, la novedad en la vida escolar de Toñito y de su mamá no solo será una nueva escuela, una nueva maestra o compañeros de clase, ahora gracias a las nuevas disposiciones de la que llaman ciudad del progreso, Toñito también será objeto de una imposición de ideas de unas cuantas personas, ya que si así lo desea, Toñito a sus 6 años podrá vestir una linda falda como parte de su nuevo uniforme, al igual que cualquiera de sus compañeritas de salón quienes podrán optar por el uso de pantalón para lograr así la igualdad entre niños y niñas por medio de lo que llamaron “un uniforme neutro”, y aunque esta situación ya estaba resuelta desde muchos años atrás, pues en todas las escuelas existe un uniforme deportivo que se emplea también en días de frío, es ridículo pretender que la Igualdad se logrará por medio de dar a todos los mismo y no lo que cada quien necesita.

 

Y al gobierno que pregona el progreso aún sin importarle que sus gobernados como Toñito y todos los niños de la ciudad tengan carencias escolares verdaderas y urgentes como: aulas, baños, agua, electricidad, iluminación, seguridad, deserción escolar, falta de transporte público para poder llegar a clases, falta de condiciones mínimas en la calidad del aire para hacer ejercicio o falta de programas efectivos para la prevención de obesidad, drogadicción o tabaquismo; la máxima autoridad de la ciudad que pregona el progreso, con una postura y agenda claramente basada en Ideología de Género  dedica una mañana de trabajo para anunciar con bombo y platillo en un evento pagado con los impuestos de todos sus gobernados que “los niños podrán usar falda” que muy seguramente será parte de los uniformes “gratuitos” que forman parte de los programas sociales ya existentes.

 

Lo que resulta evidentemente ilógico es que si bajo el argumento feminista de que la falda es una prenda que genera desigualdad en el propio manejo del cuerpo y expone al acoso y por eso las niñas debe usar pantalones o bajo el argumento de género donde cada quien debe ser libre de asumirse dentro del rol de genero que mejor le acomode y por eso los niños pueden usar esa misma falda que expone al acoso, para lograr solo de esta forma desarrollar libremente su personalidad, los que a todas luces salen perdiendo al no poder educar a sus hijos bajo las pautas que libremente elijan son los padres de familia y los alumnos que son obligados a asimilar este tipo de ideas impuestas haciendo a un lado lo que por años la ciencia, la biología, la psicología, la antropología y la genética han descubierto.

 

Acciones como esta solo buscan adoctrinar a los niños con la idea de que hombres y mujeres no tenemos ninguna diferencia biológica y solo somos producto de imposiciones sociales, por lo que el próximo paso será tal y como ha ocurrido en otros tantos países: la imposición de los “Baños Neutros”. Entonces, como padres de familia con la irrenunciable responsabilidad de educar a nuestros hijos, no podemos dar un paso atrás y permitir que cualquier ocurrencia de una agenda de adoctrinamiento sea impuesta por decreto.

 

Unas Ideas: 

Revisa los libros de texto de tus hijos, dales acompañamiento.

Platica con ellos sobre sexualidad, sobre el respeto a su persona, sobre el amor a si mismos, el respeto a los demás y su valor como persona.

 

Las diferencias entre hombres y mujeres no son producto de la imaginación, son el complemento que fortalece a las personas, las sociedades, en esas diferencias está la riqueza de las personas.

 

Pongámonos las pilas, porque las ideologías que no están basadas en ningún estudio científico, ético o lógico es solo HUMO ¿alimentarías a tus hijos con humo?.

 

 

foto: creative commons

Please reload

Te recomiendo leer

¿El Progreso se viste de Falda?… o como prefiera.

June 4, 2019

1/6
Please reload

  • Twitter Social Icon
  • Facebook Social Icon
  • Instagram Social Icon

© 2021   by Marisoleid

Marisol Lopez 

marisoleid@gmail.com